phone-icon
Qué es la filtración por membrana y cómo se aprovecha en el tratamiento del agua

Qué es la filtración por membrana y cómo se aprovecha en el tratamiento del agua

La filtración por membrana es un proceso que se utiliza para el tratamiento de aguas residuales. En general los principales resultados de este proceso es la clarificación, la desmineralización y purificación de agua, incluso la separación de componentes y la pasteurización de ciertos productos.

Pero ¿cómo funciona? El proceso de filtración por membrana funciona a partir de una membrana semi-permeable y la aplicación de presión como una fuerza impulsora en el efluente a tratar. Estas membranas permiten el paso de partículas de cierto tamaño y con características particulares mientras que impiden el paso de otras.

En este proceso, al líquido que puede atravesar la membrana se le conoce como permeado o filtrado. Al que no puede atravesar la membrana se le llama retenido o concentrado y en éste se encuentran las partículas que se pretenden eliminar.

Ventajas del método de filtración por membrana

Algunas de las ventajas de utilizar el proceso de filtración por membrana para el tratamiento de agua:

  • Se combina fácilmente con otros procesos
  • La energía que se necesita no es elevada
  • No se utilizan reactivos químicos
  • El proceso puede ser llevado a cabo a temperatura ambiente y de forma continua
  • Los poros del material con que están elaboradas las membranas de filtración son tan pequeños que se necesita de presión para que el líquido pase por ellas. Incluso, aún utilizando un microscopio electrónico de barrido no se pueden ver

¿En qué procesos se utiliza la filtración por membrana?

Principalmente en dos: la ultrafiltración y la ósmosis inversa.

La ultrafiltración funciona a partir de la separación física, es decir, que el tamaño del poro de la membrana que se utiliza es la base para elegir cuáles sólidos suspendidos o microorganismos pueden pasar y cuáles serán retenidos. 

En este caso, las membranas utilizadas son capaces de retener macromoléculas coloides con una presión relativamente baja. Permite el paso de péptidos pequeños, ácidos orgánicos, sales y azúcares, pero no pasan los polisacáridos, las grasas o las proteínas. 

Este procedimiento se aplica principalmente para la concentración de gelatina, la clarificación de cerveza, vinos o jugos de fruta, así como la concentración de proteínas del suero de leche.

Por otro lado, la ósmosis inversa, es capaz de retener casi todas las partículas con excepción del agua. Fuera de esa sustancia ninguna otra podrá pasar: grasas, sales, azúcares, minerales, bacterias. etc. Es la que utiliza la membrana con los poros más pequeños posibles. 

Es por eso que la ósmosis inversa se utiliza muy frecuentemente para la purificación de agua, obtención de agua ultra pura y desalinización del agua. Además, se utiliza para la concentración de juegos de frutas, leche, café, azúcar, etc.

En GC Tratamiento contamos con el equipo y la experiencia necesaria para llevar implementar procesos de ósmosis inversa y ultrafiltración. Somos expertos en la producción de agua ultrapura y purificada, así como la potabilización de agua de pozo y de mar, así como el tratamiento de aguas residuales.

Si requiere más información o la cotización de alguno de nuestros servicios solo tiene que completar este formulario web y en breve nos comunicaremos con usted.