phone-icon
Métodos de medición de DQO y procesos de tratamiento

Métodos de medición de DQO y procesos de tratamiento

El tratamiento de agua es vital para el mundo, ya que permite seguir con la rutina urbana e industrial. Por ello, saber qué es la Demanda Química de Oxígeno es indispensable. A continuación, te hablamos más sobre el tema y el impacto que tiene al garantizar la calidad del agua. 

¿Qué es la Demanda Química de Oxígeno?

La Demanda Química de Oxígeno mide la cantidad de materia orgánica que hay en el agua. Es decir, la Demanda Química de Oxígeno se refiere a la cantidad de oxígeno disuelto que se necesita para que la materia orgánica se oxide. Generalmente, se mide a través del dicromato de potasio.

Debido a que los resultados de esta prueba son rápidos de obtener, es utilizada con fines operativos en comparación con la demanda bioquímica de oxígeno. Es la cantidad de oxígeno que necesitan los microorganismos para poder descomponer la materia orgánica.

Es común emplearla en la medición de Demanda Química de Oxígeno para determinar el nivel de contaminación orgánico en el agua. Se usa para medir aguas residuales: domésticas e industriales. Debido a que se obtienen valores del agua antes y después de la aplicación del tratamiento, determina si el proceso fue exitoso.

Entre mayor sea el valor de la DQO, más contaminación hay en el agua. Normalmente, para las aguas industriales los valores de esta prueba se encuentran entre 50 y 2.000 mgO2/L aunque puede llegar a 5.000 depende del tipo de industria y los contaminantes del agua.

En el caso de la Demanda Química de Oxígeno como valor de referencia, se toma en cuenta la oxidación de todo el material orgánico de la muestra, biodegradable o no biodegradable. Es por eso que el valor de DQO siempre será mayor que el DBO. 

¿Cómo se mide la demanda química de oxígeno? 

La mayoría de pruebas de Demanda Química de Oxígeno utilizan dicromato de potasio como oxidante, logrando que entre el 95 y el 100% del material orgánico presente en el agua se oxide. Actualmente, hay dos métodos que se usan ampliamente para medir este parámetro: la titulación de DQO y el método colorimétrico. 

Para el primer método, la titulación de DQO, se necesita de sulfato de amotino ferroso (FAS) que actuará como agente reductor y actuará con el excedente de dicromato convirtiéndose en su forma trivalente. 

Con todo este proceso se alcanza el punto de equivalencia, es decir, que la cantidad de sulfatos igual a la cantidad del excedente de dicromato. Luego ya se puede calcular cuánto dicromato se empleó para la oxidación del material orgánico.

Por otro lado, para el método colorimétrico, se requiere una reacción de oxidación en un medio muy ácido con sulfato de plata, que generalmente funciona como catalizador. 

Después de que la materia orgánica se oxidó por completo, es decir, que sucedió el cambio de cromo del estado hexavalente al estado trivalente, entonces se puede obtener el valor de DQO directamente por colorimetría.

Lo anterior, porque ambas versiones de cromo absorben en la región visible del espectro de luz. La colorimetría es la que evalúa y cualifica el color a partir de un instrumento de medición llamando espectrocolorímetro.

¿Cómo tratar el agua a partir de las medidas de DQO? 

Existen dos tipos de tratamiento que han sido ampliamente utilizados para el tratamiento de aguas residuales contaminadas: la floculación y los tratamientos biológicos

La floculación es un proceso por el que se agregan sustancias químicas llamadas floculantes. Con ello las sustancias se juntan en flóculos, que preceden la decantación, para lograr la filtración. Este proceso es ampliamente empleado para el tratamiento de aguas residuales de origen doméstico, industrial y de la minería.

Por otro lado, los tratamientos biológicos emplean bacterias que se encargan de degradar y de descomponer la materia orgánica en las aguas residuales.

Estos niveles son los que son medidos a partir de la Demanda Química de Oxígeno y, si el tratamiento fue aplicado adecuadamente, los niveles finales quedan en ceros o en cifras menores.