phone-icon
Cómo potabilizar el agua para uso doméstico

Cómo potabilizar el agua para uso doméstico

A pesar de que la mayor parte del planeta está cubierta con agua, únicamente el 1 % es agua dulce y una porción mucho menor de agua es potable. Es por eso que para la humanidad es sumamente importante conocer todos los procesos sobre cómo potabilizar el agua y así aprovechar este recurso de la mejor manera.

Cómo se potabiliza el agua para uso humano

La potabilización del agua es un proceso al que se somete el agua para eliminar los minerales, bacterias, contaminantes biológicos, etc.; que el líquido pueda contener y así que no represente un riesgo para la salud.

Generalmente este tratamiento se aplica para aguas superficiales o subterráneas con el objetivo de que cumpla con los criterios sanitarios de calidad para consumo humano. Cuando estás en casa y bebes un vaso de agua, debes estar consciente que ese líquido pasó por un proceso de potabilización ¿cómo sucede esto?

El proceso en general inicia con la captación del agua desde ríos, lagos, canales, pozos o manantiales. Una vez que se analiza el efluente, ingresa a una planta potabilizadora y posteriormente se almacena para su posterior distribución o transporte.

Proceso para potabilizar el agua

El primer paso para el tratamiento del agua consiste en eliminar los sólidos de gran tamaño, como, por ejemplo, ramas, hojas, etc. De igual forma, en el pre-tratamiento se separa la arena para evitar daños en las bombas de la planta.

El siguiente proceso, el de coagulación-floculación, consiste en forzar la sedimentación de las partículas, para lo que se agregan sustancias coagulantes que permiten que las partículas con la misma carga eléctrica se coagulen y formen flóculos que sí se pueden sedimentar.

Una vez que se separan los sedimentos, el agua pasa al proceso de decantación. En esta fase las partículas en suspensión que transporta el agua se separan por gravedad, es decir, las partículas más densas se decantan y se sedimentan en el fondo. Las menos densas se quedan en la superficie, por lo que es más sencillo eliminarlas.

Posteriormente llega el proceso de filtración. En esta etapa los sedimentos menos densos son eliminados al pasar el agua por un medio poroso. Si son filtros abiertos, la filtración se hace por gravedad, pero si son cerrados, se tiene que usar presión.

El paso final es la desinfección. En esta fase añaden cloro para eliminar las bacterias o virus. De igual forma el agua se puede desinfectar con rayos ultravioletas u ozono. Una vez que todos los procesos se completaron, es necesario llevar a cabo un análisis del agua resultante para determinar si se consiguió la calidad adecuada para consumo humano.

En GC Tratamiento contamos con toda la experiencia para el diseño de sistemas de potabilización de agua de pozo e incluso agua de mar, logrando calidades muy superiores a las de la Norma de Agua Potable y la Norma de Agua Embotellada. Para definir esta clase de proyectos lo primero que se necesita es un análisis del agua que se va a tratar, y la cantidad de agua. Envíenos un mensaje para asesorarlo en su proyecto.